Más allá de la vista. Más allá del alma. Mucho más allá.

Publicado el 30 de Marzo de 2012 por Angel en Críticas | Lo que dicen de mí

0281.jpg

Ángel Fernández Saura nos vuelve a regalar con su manera de mirar a través del objetivo de una cámara. El aparente juego estático de los elementos de la imagen –particularidad intrínseca de la fotografía- nos hace viajar en direcciones estratégicamente diseñadas por el autor. Una chica parada con una bicicleta y cuya mirada dirige y reclama la atención del mirón-espectador. Unas líneas rascaciélicas (Si se puede decir así. Debería poderse decir así) que hacen de tobogán lanzador para que el alma del visitante se catapulte hacia los cielos o hacia lo profundamente subterráneo, provocando un vértigo espacial muy interesante, del que tan sólo despierta el espectador cuando se da cuenta de que su mirada se corta en el techo o en el suelo junto a sus inquietos pies anclados. Un paisaje urbano que explota de movimiento, de un movimiento arquitectónico. Si en su exposición del año 1989 sobre New York, en la Iglesia de San Esteban hablábamos de un cierto juego barroco que trasladaba la acción dramática deslizándola hacia los extremos verticales de la imagen, observamos que esa constante prevalece en este material que observamos aquí. No en vano estas fotografías tienen el mismo origen que comentamos. Además, hay que sumarle el juego tan interesante que conjuga le forma y el contenido, el diseño y distribución de las fotos con el soporte físico que las muestra. Un importante acierto de formato que sitúa al espectador en una dimensión distinta a la hora de observar la imagen.
Destacaría una constante en el trabajo de Ángel Fernández Saura. La búsqueda del movimiento a partir de los elementos estáticos –aparentemente estáticos- que nos rodean. Y es que su mirada, su forma de mirar privilegiada y el acierto temporal para captar la inmanencia del devenir de la vida, nos muestra lo cotidiano que nos pasa desapercibido, lo doméstico convertido en elemento original. Una forma de mirar lo que todos miramos y que no vemos. Yo diría que Ángel Fernández Saura busca detrás de las cosas, detrás de las personas, detrás de cada una de las imágenes que logra atrapar algo alquímico, religioso diría. Me atrevería a decir, aún a riesgo de equivocarme, que este autor se esfuerza por buscar y mostrar el universo que esconde cada una de las imágenes que es capaz de robar al tiempo.

Fulgencio Martinez. Lax

Deja tu comentario