La fuente. el ojo

Publicado el 11 de Mayo de 2008 por Angel en Poemas | Lo que dicen de mí

claveles.jpg

Por Soren Peñalver

Die Träne, halb,die schärfere Linse, beweglich,holt dir die Bilder” (*)

Paul Celan

A Ángel Fernández Saura

Sombra y luz de un rápido pensamiento, ilustración del alma en la mirada, recinto del tiempo. Todo ello, todo aquello, opuesto o anteriora la palabra, vacilante indicadora del mundo ocupado por uno. Y aquí el ojo, cerrado, abierto. La fuente, el misterio de la línea que te separa –por ello vives-de la realidad insistente, imparable, del mundo también por ti ocupado.

(*) “La lágrima, a medias,/ el más penetrante cristalino,móvil,/ te capta las imágenes”.

Quince firmas en MECA

Publicado el 21 de Abril de 2008 por Angel en Críticas | Lo que dicen de mí

Sueño

Por Antonia Bocero, escritora

El 18 de Marzo se presentó en MECA Mediterráneo la muestra Reflexión S-XXI, una colectiva de quince firmas de arte contemporáneo andaluz. La exposición, según mi parecer, es interesante y destaca de ella -más que ideas de innovación, algo que pusieron difícil los movimientos de vanguardia del siglo XX: no hay más ir a ARCO para verlo- la manera en que estos autores leen y reinterpretan el arte de las últimas décadas, una atadura en la que introducen su yo individual, y que debe señalarse.

Los trabajos tienen su idealismo, y la retina los disfruta. Así, podemos nombrar el desnudo que presenta el fotógrafo Ángel F. Saura, que, a lo que nos parece, a punto estuvo de caer en lo erótico, y que sin embargo, la tensión y dramatismo que introduce en la obra, finalmente, lo alejan de esa línea. Obra de buen gusto que lleva a pensar en lo atrás que quedó el último Picabia, por ejemplo. Ahora, por lo que vemos, las maneras de crear están más sosegadas. Se diría que las transgresiones poéticas del pasado -contenidas en movimientos como el dadaísmo, surrealismo y otros- han sido parcialmente asimiladas. Ni tan siquiera ARCO perturba en este sentido. Como la muestra de que tratamos propone reflexión, pienso que habría sido interesante asistir a esas reuniones donde poetas y artistas -a los que arrestaban por desorden público- manifestaban que un vocabulario del arte nuevo iba a cambiar, no solo la percepción del mundo, sino también de la vida cotidiana. Utopías en parte logradas, y lenguaje que aún es característico del arte, como se ve en las salas dedicadas a la promoción del arte actual.

Volviendo a MECA, otra pieza a señalar es la obra minimal de Antonio Llanas, austera y firme, donde lo que vemos parece que es eso, pero una cierta composición nos lleva al recreo de la ilusión. A través de un extraño entretenimiento por su espacio cerrado -las formas repetitivas no dejarían ver el contenido- percibimos que pocas maneras de hacer arte parecen tan privadas como el minimalismo, que nacido en los 60 y tachado de frío, se considera hoy -sin haberse comprendido- el primer clásico de la posvanguardia.

Llama la atención el trabajo de Isabela Palau, espléndido de color, realizado con diversas materias, y el de Fernando Barrionuevo, obra sensual y expresiva en la que prevalecen, además del color, las sugerencias, como es propio en este autor.

En cuanto a la obra que nos trae Jesús de Haro -ya frecuente en la sala-, es un acrílico de corte informalista, en el que lo sensible no está reñido con el rigor que el pintor busca para sus trabajos, algo que practica su padre, el almeriense Jesús de Haro. Por su parte, Juan Luis Carrasco -un joven que hizo Bellas Artes en Sevilla, pero que desea aislarse en otros caminos-, nos propone unas figuras realizadas en arcilla, que tras un trabajo de composición, pasa a fotografía.

Hay que detenerse en el sugerente desnudo que Amadeo Fasanella nos presenta, y en los trabajos de Miguel Villarico, Tomás Cordero, Manuel Vela y Miguel Soler, obras de tensión constructiva, que establecen un diálogo pictórico entre las formas geométricas y el color.

Arte: La Murcia de Ángel Fernández Saura

Publicado el 23 de Noviembre de 2007 por Angel en Publicaciones | Lo que dicen de mí

Mar Menor

Título del libro: Paisajes (Landscapes)
Autor: Ángel Fernández Saura.
Textos: Julián Pérez Páez, José Fernando Vázquez Casillas y Cecilia López Águila.
Imprime: A.G. Novograf, S.A. (Murcia). 2004.

La obra –y cada vez menos- no es el resultado de una fatal casualidad, no es el fruto de la “inspiración” momentánea que convierte al autor en un trasunto de la divinidad potenciando su egolomanía; es, más bien, consecuencia de un proceso reflexivo que, como en el caso que nos ocupa, parte del conocimiento y de la integración con el “objeto”, de la elección consciente del instante y del lugar para que el resultado corresponda a la intención. No basta, aunque siempre queda “algo” que escapa o la imposible plasmación al cien por cien de la idea, con la buena voluntad, es necesaria la voluntad de hacer y de saber hacer.

En Ángel Fernández Saura –y así lo plasma en su libro Paisajes- se suman dos cualidades imprescindibles para entender y “construir” el paisaje: el conocimiento y la vivencia. Él no habla de oídas de la tierra, no la ha encontrado al aproximarse a ella desde la lejanía: la vive, la siente y se nutre en el contacto directo (como aquellos gigantes a los que Gea transfundía el vigor, el ánimo). Por ello, el asombro ante el descubrimiento no viene dado por el azar sino por la búsqueda que deviene en encuentro visual, en abrazo cromático que invita a la contemplación silente, al gozo personal de lo diverso que permite re-crear el paisaje en cada “toma” al no cerrar sus posibilidades, al no reducir el resultado en un acto mecánico simple.

No narra –no se detiene en la anécdota aunque haya alguna concesión al final del libro-, muestra la variedad y riqueza de nuestro paisaje con una discontinuidad secuencial que le da sentido, que justifica la acción y conjuga estética y ética, apropiación y respeto, reproducción y novedad; porque, en realidad, son sus paisajes los que ofrece, es su “Murcia” la que queda fijada en la fotografías que componen las páginas del libro, es su sentir el que nos transmite. Los textos –breves porque la palabra no quiere interferir en el protagonismo de la imagen- de José Fernando Vázquez y Cecilia López inciden, puntual o emotivamente, en las cualidades de unas fotografías que no son más que la evidencia de las cualidades de su autor y de su capacidad para colocarse detrás de una cámara y obtener los mejores resultados en cada tema.

Por Pedro Alberto Cruz